En este caso, los propietarios optaron por un estilo y unos acabados más tradicionales, pero que sin duda suponen un resultado majestuoso y espectacular.
Construida en ladrillo visto, lo primero que llama la atención en esta vivienda son las dimensiones tanto de la parcela como de la propia edificación. En la fachada principal pueden distinguirse las dos plantas en las que está dividida la casa, dejando en la zona trasera de la construcción un ala de planta única destinada a un uso lúdico como bodega. De este modo, la vivienda está distribuida en forma de L en torno al jardín de la parte posterior, donde está ubicada la piscina y que comunica con la fachada principal por uno de sus laterales. Cierra este conjunto de edificaciones un garaje independiente situado también en la parte posterior de la parcela y con capacidad para cuatro vehículos.

En esta vista exterior son reseñables distintos elementos, como las cubiertas de teja curva y a varias aguas; el frontón de madera que preside la entrada principal del inmueble, flanqueado por un porche con columnas de granito; el zócalo también de granito que rodea toda la casa o el alero de madera con la viga vista.

Ya en el interior y nada más acceder a la vivienda podemos contemplar uno de los elementos más llamativos de este diseño: la escalera semicircular que bordea uno de los laterales del recibidor y da acceso a la segunda planta, cuyo distribuidor (aprovechado como biblioteca) queda totalmente abierto al hall. El recibidor separa igualmente la zona ‘pública’ de la casa, de las estancias destinadas a un uso más privado, situándose en esta área el despacho, un aseo de cortesía y un salón-comedor de algo más de 45 m<sup>2</sup>. En la parte posterior de la vivienda encontraríamos dos dormitorios que comparten cuarto de baño mediante un distribuidor; un cuarto de juegos; la habitación principal, que incluye vestidor y aseo propios, y la cocina, de unos 41 m<sup>2</sup> y con acceso al cuarto de la plancha. Desde esta zona encontraríamos un acceso independiente al porche posterior, desde donde se podría pasar tanto al jardín como a la bodega que se ha proyectado.

La planta superior cuenta con otros dos dormitorios, distribuidor que se ha aprovechado como biblioteca y un baño.
El edificio destinado a bodega es una construcción independiente que cuenta con varios accesos para dar servicio al uso recreativo del jardín. Se trata de un espacio diáfano en el que se distribuye una zona de cocina, comedor y zona de sillones. Al fondo está ubicado un aseso, con acceso también desde el jardín, y un cuarto técnico totalmente independiente del conjunto.